Campana en recirculación: funcionamiento y ventajas

La campana en recirculación es una excelente solución para aquellos que desean disfrutar de una cocina libre de olores y mantener el aire limpio, pero no cuentan con una salida de humos al exterior. Este tipo de campana utiliza un filtro de carbón activo que es capaz de atrapar las partículas de grasa y los olores, devolviendo al ambiente un aire fresco y limpio. En este artículo, te contaremos cómo funciona la campana en recirculación, las ventajas que ofrece, los tipos de filtros disponibles, el mantenimiento que requiere y la forma en que se puede instalar sin necesidad de una salida de humos.

¿Cómo funciona la campana de recirculación?

La campana de recirculación funciona de una manera muy simple pero efectiva. Cuando encendemos la campana, el aire cargado de olores y partículas de grasa es aspirado a través del filtro de carbón activo. Este filtro cuenta con pequeños orificios que capturan las partículas de grasa y los olores. Al pasar por el filtro, el aire contaminado se libera de las impurezas y se devuelve limpio y sin olores a la cocina.

El carbón activo es un material muy eficiente en la absorción de olores, ya que tiene una gran capacidad de retención de moléculas. Este material se ha utilizado durante mucho tiempo en la purificación del aire y el agua, y es una opción ideal para eliminar los olores de la cocina.

Ventajas de la campana en recirculación

La campana en recirculación ofrece una serie de ventajas que la hacen una opción muy atractiva para aquellos que no pueden instalar una salida de humos al exterior:

Mayor eficiencia energética:

Al no requerir una salida de humos al exterior, la campana de recirculación no pierde energía calentando el aire externo o expulsándolo al exterior. Esto se traduce en un considerable ahorro energético y una reducción en el consumo de electricidad.

Reducción de ruidos:

Al no tener una salida de humos al exterior, la campana de recirculación no produce ruido al expulsar el aire. Esto significa que puedes disfrutar de una cocina tranquila y sin ruidos molestos.

Eliminación de olores:

El filtro de carbón activo de la campana en recirculación es capaz de eliminar eficazmente los olores de la cocina. Esto se traduce en un ambiente más fresco y agradable, libre de olores desagradables.

Fácil instalación:

La campana en recirculación se puede instalar fácilmente sin necesidad de realizar grandes obras para la instalación de una salida de humos al exterior. Esto hace que sea una opción perfecta para aquellos que quieren disfrutar de los beneficios de una campana extractora sin complicaciones.

Tipos de filtros disponibles

Existen diferentes tipos de filtros disponibles para la campana en recirculación, cada uno con características específicas y niveles de eficiencia:

Filtro de carbón activo:

Este es el filtro más común y utilizado en las campanas de recirculación. El carbón activo es capaz de atrapar las partículas de grasa y los olores, devolviendo al ambiente un aire limpio y sin olores desagradables. Este filtro debe ser reemplazado periódicamente para asegurar su correcto funcionamiento.

Filtro metálico:

Además del filtro de carbón activo, algunas campanas en recirculación también cuentan con un filtro metálico. Este tipo de filtro está compuesto por varias capas de metal que atrapan las partículas de grasa antes de que pasen al filtro de carbón activo. Este filtro es lavable y reutilizable, lo que lo hace muy conveniente en términos de mantenimiento.

Filtro de plasma:

Este tipo de filtro utiliza la tecnología de plasma para eliminar los olores y las partículas de grasa. El plasma es generado por una descarga de alta frecuencia que transforma el oxígeno en ozono y los olores y las partículas de grasa en componentes inofensivos. Este tipo de filtro es muy eficiente y tiene una larga vida útil, pero también es más costoso que los filtros tradicionales.

Mantenimiento de la campana de recirculación

Para asegurar un funcionamiento óptimo de la campana de recirculación, es importante realizar un mantenimiento regular. A continuación, te presentamos los principales aspectos a tener en cuenta:

Limpieza periódica:

Es recomendable limpiar regularmente el filtro de carbón activo y el filtro metálico, si la campana lo incluye. El filtro de carbón activo debe ser reemplazado cada cierto tiempo, según las indicaciones del fabricante. Para limpiar el filtro metálico, simplemente remuévelo de la campana y límpialo con agua caliente y detergente. Asegúrate de secarlo completamente antes de volverlo a colocar.

Cambio del filtro de carbón activo:

El filtro de carbón activo debe ser reemplazado periódicamente para asegurar su correcto funcionamiento. La frecuencia de cambio dependerá del uso de la campana y las indicaciones del fabricante. Algunos filtros tienen una vida útil de aproximadamente 6 meses, mientras que otros pueden durar hasta un año. Asegúrate de seguir las indicaciones del fabricante para asegurar un funcionamiento óptimo.

Limpieza exterior:

Es importante limpiar regularmente la parte exterior de la campana, ya que acumula grasa y suciedad con el paso del tiempo. Utiliza un paño suave y detergente para limpiar la superficie de la campana. Evita utilizar productos abrasivos o que puedan dañar el acabado de la campana.

Instalación de la campana sin necesidad de salida de humos

Una de las ventajas más destacadas de la campana en recirculación es que se puede instalar sin necesidad de una salida de humos al exterior. Esto hace que la instalación sea más sencilla y rápida. A continuación, te explicamos los principales pasos a seguir para la instalación de una campana de recirculación:

1. Determine el lugar de instalación:

Antes de comenzar la instalación, debes determinar el lugar donde se colocará la campana. Asegúrate de que haya suficiente espacio y que se encuentre cerca de la fuente de calor, como la estufa o la cocina.

2. Marque los puntos de montaje:

Una vez que hayas determinado el lugar de instalación, marca los puntos de montaje en la pared o el mueble donde se colocará la campana. Utiliza un nivel para asegurarte de que los puntos de montaje estén alineados correctamente.

3. Realice los agujeros:

Con la ayuda de una broca adecuada para el material de la pared o el mueble, realiza los agujeros en los puntos de montaje. Asegúrate de seguir las indicaciones del fabricante para determinar el tamaño y la profundidad de los agujeros.

4. Coloque los tacos y los tornillos de fijación:

Una vez realizados los agujeros, introduce los tacos en los agujeros y luego coloca los tornillos de fijación. Asegúrate de apretar los tornillos de manera segura para asegurar una instalación firme y estable.

5. Coloque la campana:

Coloca la campana en los puntos de montaje y asegúrala utilizando los tornillos de fijación suministrados por el fabricante. Asegúrate de seguir las instrucciones del fabricante para una correcta instalación.

6. Conecte la campana:

Asegúrate de que la campana esté correctamente conectada a la fuente de alimentación eléctrica. Si no tienes conocimientos en electricidad, es recomendable contratar a un electricista para realizar esta tarea.

7. Coloque el filtro de carbón activo:

Una vez instalada la campana, coloca el filtro de carbón activo en su lugar. Asegúrate de seguir las indicaciones del fabricante para una correcta colocación. Recuerda que este filtro deberá ser reemplazado regularmente para asegurar un funcionamiento óptimo.

Conclusión

La campana en recirculación es una excelente opción para aquellos que desean disfrutar de una cocina libre de olores y mantener el aire limpio, pero no cuentan con una salida de humos al exterior. Su funcionamiento sencillo pero efectivo, la variedad de filtros disponibles, las ventajas que ofrece y la facilidad de instalación hacen de la campana en recirculación una opción muy atractiva. Con un mantenimiento regular y un cuidado adecuado, podrás disfrutar de una cocina fresca y libre de olores desagradables. Así que no pierdas más tiempo y elige una campana en recirculación para tu cocina, ¡te aseguro que no te arrepentirás!