* Campana Extractora: Cómo limpiar eficazmente sus filtros *

La campana extractora es un electrodoméstico esencial en la cocina, ya que ayuda a eliminar los olores y la grasa generados durante la cocción. Sin embargo, muchas veces nos olvidamos de la importancia de mantenerla limpia y en buen estado. Los filtros de la campana extractora juegan un papel crucial en su funcionamiento y eficacia, por lo que es fundamental limpiarlos regularmente.

¿Cómo desmontar los filtros de la campana?

Desmontar los filtros de la campana extractora puede parecer una tarea complicada, pero en realidad es bastante sencilla. A continuación, te explicaremos cómo hacerlo paso a paso:

1. Apaga la campana extractora y desconéctala de la corriente eléctrica para evitar posibles accidentes.
2. Localiza los filtros de la campana. Por lo general, se encuentran en la parte inferior de la campana, debajo de la superficie de acero inoxidable.
3. Dependiendo del modelo, los filtros pueden ser de diferentes tipos: metálicos, de carbón activo o mixtos. Asegúrate de saber qué tipo de filtro tienes antes de proceder con la limpieza.
4. Una vez ubicados los filtros, retíralos con cuidado siguiendo las instrucciones del fabricante. En la mayoría de los casos, solo es necesario desengancharlos o deslizarlos hacia afuera.
5. Si los filtros están obstruidos con grasa o suciedad, es posible que necesiten una limpieza más profunda. En este caso, continúa leyendo para descubrir los métodos efectivos para limpiar los filtros de la campana extractora.

Métodos efectivos para limpiar los filtros

Ahora que has desmontado los filtros de la campana extractora, es el momento de limpiarlos para asegurar su correcto funcionamiento. Existen diferentes métodos efectivos para limpiar los filtros, desde los más simples hasta los más profundos. A continuación, te presentamos algunos de ellos:

Método 1: Limpieza con agua caliente y desengrasante

– Llena una bandeja o fregadero con agua caliente.
– Añade un chorro de desengrasante líquido al agua.
– Sumerge los filtros en el agua caliente y déjalos en remojo durante unos minutos.
– Con la ayuda de un cepillo de cerdas suaves, frota suavemente los filtros para eliminar la grasa y los residuos acumulados.
– Una vez limpios, enjuaga los filtros con agua caliente para eliminar cualquier resto de desengrasante.
– Deja que los filtros se sequen completamente antes de volver a colocarlos en la campana extractora.

Método 2: Limpieza en el lavavajillas

– Consulta las instrucciones del fabricante para asegurarte de que los filtros de tu campana extractora sean aptos para lavavajillas.
– Retira cualquier resto de grasa o suciedad de los filtros antes de colocarlos en el lavavajillas.
– Coloca los filtros en el lavavajillas, asegurándote de que estén bien sujetos y separados para evitar que se dañen.
– Selecciona un programa de lavado a alta temperatura y con un ciclo de lavado prolongado.
– Una vez finalizado el ciclo, retira los filtros del lavavajillas y déjalos secar completamente antes de volver a colocarlos en la campana extractora.

Método 3: Limpieza con bicarbonato de sodio y vinagre

– En un recipiente, mezcla bicarbonato de sodio y vinagre blanco hasta obtener una pasta espesa.
– Aplica la pasta sobre los filtros y déjala actuar durante al menos 30 minutos.
– Con un cepillo de cerdas suaves, frota suavemente los filtros para eliminar la grasa y los residuos acumulados.
– Enjuaga los filtros con agua caliente para eliminar cualquier resto de pasta y deja que se sequen completamente antes de volver a colocarlos en la campana extractora.

Método 4: Limpieza con limón

– Corta varios limones por la mitad y exprime el jugo en un recipiente.
– Introduce los filtros en el recipiente con el jugo de limón y déjalos en remojo durante aproximadamente una hora.
– Frota suavemente los filtros con un cepillo de cerdas suaves para eliminar la grasa y los residuos acumulados.
– Enjuaga los filtros con agua caliente para eliminar el jugo de limón y deja que se sequen completamente antes de volver a colocarlos en la campana extractora.

Consejos para limpiar el interior y exterior de la campana

La limpieza de los filtros es solo una parte de la tarea de mantenimiento de la campana extractora. También es importante limpiar el interior y exterior de la campana para mantenerla libre de grasa y suciedad. A continuación, te proporcionamos algunos consejos para limpiar tanto el interior como el exterior de la campana extractora:

Para el interior de la campana

– Apaga la campana extractora y desconéctala de la corriente eléctrica.
– Retira los filtros de la campana siguiendo las instrucciones mencionadas anteriormente.
– Con un paño suave o una esponja, limpia el interior de la campana con agua caliente y desengrasante.
– Presta especial atención a las áreas más difíciles de alcanzar, como las esquinas y los conductos de ventilación.
– Enjuaga con agua limpia y seca con un paño limpio.

Para el exterior de la campana

– Apaga la campana extractora y desconéctala de la corriente eléctrica.
– Retira cualquier filtro o accesorio que pueda obstaculizar la limpieza.
– Limpia el exterior de la campana con un paño suave humedecido en agua caliente y desengrasante.
– Si la campana extractora es de acero inoxidable, utiliza un limpiador específico para acero inoxidable y un paño suave para evitar rayar la superficie.
– Enjuaga con agua limpia y seca con un paño limpio.

Frecuencia recomendada para una limpieza profunda

Para garantizar un mantenimiento adecuado de la campana extractora, se recomienda realizar una limpieza profunda cada 2 meses. Sin embargo, la frecuencia puede variar dependiendo del uso y la cantidad de grasa acumulada. Si cocinas con frecuencia y utilizas mucho la campana extractora, es posible que necesites limpiar los filtros con mayor regularidad, incluso cada 1 o 2 semanas.

Es importante tener en cuenta que, además de la limpieza regular de los filtros, es necesario revisar y limpiar la campana extractora en su totalidad al menos una vez al año. Esto incluye limpiar los conductos de ventilación y revisar el motor y las conexiones eléctricas.

Beneficios de mantener la campana extractora en buen estado

Mantener la campana extractora limpia y en buen estado tiene varios beneficios, tanto en términos de eficacia como de durabilidad. Algunos de los beneficios más destacados son:

1. Eliminación eficiente de olores y humos

Cuando los filtros de la campana extractora están limpios, la capacidad de extracción de humos y olores mejora significativamente. Esto permite mantener un ambiente limpio y libre de olores desagradables en la cocina.

2. Mayor eficiencia energética

Una campana extractora limpia y en buen estado consume menos energía para funcionar correctamente. Esto se traduce en un ahorro en la factura de electricidad a largo plazo.

3. Prevención de incendios

La acumulación de grasa en los filtros y en el interior de la campana aumenta el riesgo de incendios. Mantener la campana extractora limpia reduce este riesgo y brinda una mayor seguridad en la cocina.

4. Prolongación de la vida útil

Una limpieza regular y adecuada de la campana extractora ayuda a prolongar su vida útil. Al mantener los filtros y el interior de la campana libre de grasa y suciedad, se reducen los daños y se evitan costosos reemplazos.

La limpieza de los filtros de la campana extractora es esencial para mantenerla en buen estado y garantizar su correcto funcionamiento. Desmontar los filtros y limpiarlos regularmente con métodos efectivos como agua caliente y desengrasante, lavavajillas, bicarbonato de sodio y vinagre, o limón, es fundamental. Además, no olvides limpiar tanto el interior como el exterior de la campana con productos adecuados y realizar una limpieza profunda cada 2 meses. Mantener la campana extractora en buen estado no solo mejora su eficiencia, sino que también brinda beneficios como una eliminación eficiente de olores y humos, mayor eficiencia energética, prevención de incendios y prolongación de la vida útil. No descuides la limpieza de tu campana extractora y disfruta de una cocina fresca y segura.