Limpiar campana extractora: Consejos y trucos efectivos

La campana extractora es un electrodoméstico esencial en la cocina, ya que se encarga de eliminar los humos y olores que se generan al cocinar. Sin embargo, con el uso continuo, es fácil que la superficie exterior y los filtros se ensucien y obstruyan, lo que reduce su eficiencia. Es por eso que es importante dedicar tiempo regularmente a limpiar y mantener en buen estado la campana extractora. En este artículo, te proporcionaremos consejos y trucos efectivos para limpiar a fondo tu campana extractora y mantenerla funcionando de manera óptima durante mucho tiempo.

Materiales necesarios para limpiar la campana extractora

Para limpiar correctamente la campana extractora, necesitarás tener a mano los siguientes materiales:

  • Agua caliente
  • Jabón para platos
  • Bicarbonato de sodio
  • Vinagre blanco
  • Cepillo de cerdas duras
  • Toallas de papel o un paño suave
  • Guantes de goma

Estos materiales te ayudarán a eliminar la grasa y la suciedad acumulada en la superficie de la campana, así como limpiar los filtros y el conducto de ventilación.

Pasos para limpiar la superficie exterior de la campana

La superficie exterior de la campana extractora tiende a acumular grasa y suciedad, por lo que es importante limpiarla regularmente. Sigue estos pasos para limpiarla de manera efectiva:

Paso 1: Prepárate

Antes de comenzar a limpiar, asegúrate de tener los materiales necesarios a mano y colócate los guantes de goma para proteger tus manos. También es recomendable apagar y desconectar la campana extractora de la electricidad para evitar accidentes.

Paso 2: Remoja un paño en agua caliente y jabón

Comienza limpiando la superficie exterior de la campana extractora remojando un paño suave en agua caliente con jabón para platos. Asegúrate de que el paño esté bien empapado para facilitar la eliminación de la grasa y la suciedad.

Paso 3: Limpia la superficie de la campana

Frota suavemente el paño empapado en agua caliente y jabón sobre la superficie exterior de la campana, prestando especial atención a las áreas más sucias y grasosas. Utiliza movimientos circulares para deshacerte de la suciedad acumulada. Si hay manchas difíciles de eliminar, puedes agregar un poco de bicarbonato de sodio al agua caliente para un extra poder de limpieza.

Paso 4: Enjuaga con agua limpia

Una vez que hayas limpiado toda la superficie de la campana extractora, enjuaga el paño en agua limpia y utilízalo para eliminar cualquier residuo de jabón. Asegúrate de enjuagar bien la superficie para evitar que queden restos de jabón que podrían dañar la campana a largo plazo.

Paso 5: Seca con toallas de papel o un paño suave

Finalmente, seca la superficie de la campana extractora con toallas de papel o un paño suave para evitar que queden marcas de agua. Asegúrate de secar bien todas las áreas para dejar la campana extractora libre de humedad.

Cómo limpiar los filtros de la campana extractora

Los filtros de la campana extractora juegan un papel crucial en la eliminación de grasa y partículas de la cocina. Con el tiempo, estos filtros pueden acumular grasa y suciedad, lo que reduce su eficiencia. Sigue estos pasos para limpiar correctamente los filtros de tu campana extractora:

Paso 1: Retira los filtros

Antes de comenzar a limpiar los filtros, es importante retirarlos de la campana extractora. La forma de hacerlo puede variar según el modelo de la campana, por lo que te recomendamos consultar el manual de instrucciones para obtener instrucciones específicas.

Paso 2: Remoja los filtros en agua caliente y jabón

Llena un recipiente grande con agua caliente y agrega una buena cantidad de jabón para platos. Sumerge los filtros en el agua y déjalos remojar durante al menos 15 minutos. Esto ayudará a aflojar la grasa y la suciedad acumulada en los filtros.

Paso 3: Frota los filtros con un cepillo de cerdas duras

Una vez que los filtros hayan remojado lo suficiente, saca uno de ellos del agua y frota suavemente con un cepillo de cerdas duras para eliminar la grasa y la suciedad. Realiza movimientos circulares para garantizar una limpieza completa.

Paso 4: Enjuaga los filtros con agua limpia

Después de haber frotado los filtros, enjuágalos con agua limpia para eliminar cualquier residuo de jabón. Puedes utilizar un cepillo de cocina para asegurarte de que todas las áreas estén bien enjuagadas.

Paso 5: Deja secar los filtros por completo

Una vez que los filtros estén limpios y enjuagados, colócalos en una superficie plana y déjalos secar por completo antes de volver a colocarlos en la campana extractora. Asegúrate de que estén completamente secos para evitar la formación de moho o malos olores.

Importancia de limpiar el conducto de ventilación

Limpiar el conducto de ventilación de la campana extractora es una tarea que a menudo se pasa por alto, pero es de vital importancia para mantener un buen rendimiento y evitar problemas de salud. El conducto de ventilación puede acumular grasa, suciedad y otros residuos, lo que puede obstruir el flujo de aire y reducir la eficiencia de la campana. Sigue estos pasos para limpiar el conducto de ventilación:

Paso 1: Apaga y desconecta la campana extractora

Antes de comenzar a limpiar el conducto de ventilación, asegúrate de apagar y desconectar la campana de la electricidad para evitar accidentes.

Paso 2: Retira la cubierta del conducto

Para acceder al conducto de ventilación, deberás quitar la cubierta que lo protege. Consulta el manual de instrucciones de tu campana para obtener instrucciones específicas sobre cómo hacerlo de manera segura.

Paso 3: Limpia el conducto con un cepillo

Una vez que hayas quitado la cubierta del conducto, utiliza un cepillo de cerdas duras para eliminar la grasa y la suciedad acumulada en el interior del conducto. Cepilla en movimientos circulares para garantizar una limpieza completa.

Paso 4: Aspira los residuos sueltos

Después de haber cepillado el conducto de ventilación, utiliza una aspiradora con una boquilla estrecha para aspirar los residuos sueltos. Esto ayudará a eliminar cualquier suciedad que haya quedado suelta durante el cepillado.

Paso 5: Vuelve a colocar la cubierta del conducto

Una vez que hayas limpiado el conducto de ventilación, vuelve a colocar la cubierta de manera segura y asegúrate de que esté bien fijada. Conecta la campana a la electricidad y enciéndela para asegurarte de que todo esté funcionando correctamente.

Mantenimiento regular para prolongar la vida útil de la campana

Además de limpiar la campana extractora regularmente, es importante realizar un mantenimiento regular para prolongar su vida útil y garantizar un rendimiento óptimo. Aquí tienes algunos consejos para el mantenimiento regular de tu campana:

Realiza inspecciones periódicas

Haz inspecciones periódicas de la campana extractora para asegurarte de que no haya signos de desgaste o daños. Presta especial atención a las áreas que tienden a acumular grasa y suciedad, como la superficie y los filtros.

Sustituye los filtros según sea necesario

Los filtros de la campana extractora deben ser reemplazados periódicamente para garantizar su eficacia. Consulta el manual de instrucciones de tu campana para conocer las recomendaciones del fabricante sobre cuándo y cómo reemplazar los filtros.

Limpia los ventiladores y las paletas del motor

Los ventiladores y las paletas del motor también deben limpiarse regularmente para asegurar un buen flujo de aire y un funcionamiento adecuado. Utiliza un cepillo suave o un paño de microfibra para eliminar la grasa y la suciedad de estas áreas.

Revisa y limpia el conducto de ventilación

Además de limpiar el conducto de ventilación de manera periódica, es importante revisarlo regularmente para asegurarte de que no haya obstrucciones. Si encuentras algún bloqueo, utiliza un cepillo o un soplador de aire para eliminarlo.

Presta atención a los olores y ruidos inusuales

Si notas olores o ruidos inusuales cuando utilizas la campana extractora, es posible que haya algún problema que deba ser solucionado. En estos casos, es recomendable contactar a un profesional para que realice una inspección y reparación adecuada.

Consejos adicionales para mantener la campana extractora limpia

Además de los pasos mencionados anteriormente, aquí tienes algunos consejos adicionales para mantener tu campana extractora limpia y en buen estado:

Evita el uso de productos químicos agresivos

Aunque es tentador utilizar productos químicos agresivos para eliminar la grasa y la suciedad de la campana extractora, es mejor evitarlos. Estos productos pueden dañar la superficie de la campana y los filtros, y también pueden ser peligrosos para tu salud.

Limpia la campana inmediatamente después de cocinar

Siempre que sea posible, limpia la superficie de la campana y los filtros inmediatamente después de cocinar. Esto evitará que la grasa y la suciedad se acumulen y sean más difíciles de eliminar más tarde.

Asegúrate de que la campana funcione correctamente

Mantén un ojo en el funcionamiento de la campana extractora para asegurarte de que esté trabajando de manera eficiente. Si notas que el flujo de aire no es tan fuerte como solía ser, puede ser una señal de que hay un problema que necesita ser abordado.

Considera la instalación de un purificador de aire adicional

Si tienes problemas persistentes con los olores de cocina, considera la instalación de un purificador de aire adicional en la cocina. Esto ayudará a eliminar los olores y mantener el aire fresco y limpio.

Conclusión

Limpiar y mantener en buen estado la campana extractora es esencial para garantizar un buen rendimiento y prolongar su vida útil. Sigue los consejos y trucos proporcionados en este artículo para limpiar la superficie exterior y los filtros de la campana extractora de manera efectiva, y no te olvides de prestar atención al conducto de ventilación. Realizar un mantenimiento regular y seguir los consejos adicionales te ayudará a mantener tu campana extractora limpia y en buen estado durante mucho tiempo. Recuerda siempre consultar el manual de instrucciones de tu campana para obtener recomendaciones específicas del fabricante.