Limpiar la lavadora: trucos para un mantenimiento completo

La limpieza regular de la lavadora es esencial para mantenerla en buen estado y asegurar su rendimiento óptimo. Muchas personas se concentran en limpiar su ropa, pero olvidan que el electrodoméstico encargado de hacerlo también necesita atención. La acumulación de residuos, restos de detergente y suciedad puede afectar el funcionamiento de la lavadora, provocar malos olores e incluso dañar la ropa. Es por eso que es importante realizar una limpieza completa de la lavadora cada cierto tiempo, tanto en su interior como en su exterior. En este artículo, te enseñaremos algunos trucos y consejos para realizar un mantenimiento completo de tu lavadora y asegurarte de que funcione de manera eficiente durante mucho tiempo.

Materiales necesarios para la limpieza

Antes de comenzar, asegúrate de tener los siguientes materiales a mano:

– Vinagre blanco: este ingrediente es un excelente aliado para eliminar los residuos y olores desagradables en la lavadora.
– Bicarbonato de sodio: el bicarbonato de sodio es otro producto natural y eficaz para eliminar los olores y manchas en el tambor y los compartimentos de la lavadora.
– Paño suave: necesitarás un paño suave o una esponja para limpiar el exterior de la lavadora y los compartimentos.
– Cepillo de cerdas suaves: un cepillo de cerdas suaves te ayudará a eliminar los restos de suciedad y detergente en las superficies, especialmente en la junta de la puerta.
– Agua caliente: el agua caliente es esencial para realizar una limpieza profunda y eliminar los depósitos acumulados.

Pasos para limpiar el exterior de la lavadora

1. Apaga la lavadora y desenchúfala

Lo primero que debes hacer antes de comenzar el proceso de limpieza es apagar la lavadora y desenchufarla para evitar cualquier riesgo eléctrico. La seguridad es siempre lo más importante.

2. Limpia el exterior con un paño húmedo

Utiliza un paño suave y húmedo para limpiar el exterior de la lavadora, prestando especial atención a cualquier mancha o suciedad visible. Asegúrate de limpiar los botones, la pantalla y cualquier otro elemento presente en la superficie. Puedes utilizar agua caliente para ello, pero evita mojar en exceso el paño.

3. Elimina los restos de detergente

Los restos de detergente pueden acumularse en el compartimento del dispensador y causar obstrucciones. Retira el dispensador de detergente de la lavadora y remoja los compartimentos en agua caliente con una mezcla de vinagre blanco. Utiliza un cepillo de cerdas suaves para eliminar cualquier residuo de detergente que pueda haber quedado adherido. Enjuaga bien con agua caliente y vuelve a colocar el dispensador en su lugar.

Cómo limpiar el dispensador de detergente

El dispensador de detergente es una de las partes más propensas a acumular residuos y suciedad en la lavadora. Para limpiarlo correctamente, sigue estos pasos:

1. Retira el dispensador de la lavadora

La mayoría de las lavadoras modernas tienen un sistema de dispensador extraíble. Retira el dispensador tirando suavemente hacia arriba o siguiendo las instrucciones específicas del fabricante de tu lavadora.

2. Remoja los compartimentos en agua caliente con vinagre blanco

Llena un recipiente con agua caliente y añade un poco de vinagre blanco. Remueve los compartimentos del dispensador y sumérgelos en la mezcla durante unos minutos. El vinagre blanco ayudará a eliminar los restos de detergente y desinfectar el compartimento.

3. Utiliza un cepillo de cerdas suaves

Una vez que los compartimentos hayan estado en remojo el tiempo suficiente, utiliza un cepillo de cerdas suaves para eliminar cualquier residuo de detergente que pueda haber quedado adherido. Asegúrate de limpiar todas las partes de los compartimentos, prestando especial atención a las esquinas y las pequeñas ranuras.

4. Enjuaga bien con agua caliente

Después de haber eliminado los residuos de detergente, enjuaga bien los compartimentos con agua caliente para eliminar cualquier resto de vinagre y asegurarte de que estén completamente limpios.

5. Vuelve a colocar el dispensador en su lugar

Una vez que los compartimentos del dispensador estén limpios y completamente secos, vuelve a colocar el dispensador en su lugar en la lavadora. Asegúrate de que esté correctamente encajado y asegurado antes de utilizar la lavadora nuevamente.

Proceso de limpieza del tambor de la lavadora

El tambor es la parte de la lavadora que más contacto tiene con la ropa y los residuos de detergente, por lo que es importante mantenerlo limpio y libre de olores. Aquí te mostramos cómo puedes limpiar el tambor de tu lavadora:

1. Realiza un ciclo de lavado vacío con vinagre blanco

Llena el tambor de la lavadora con agua caliente y añade aproximadamente 2 tazas de vinagre blanco. Inicia un ciclo de lavado completo en la configuración más caliente disponible. El vinagre blanco ayudará a eliminar los residuos de detergente y desinfectar el tambor.

2. Añade bicarbonato de sodio al tambor

Una vez que el ciclo de lavado vacío con vinagre blanco haya finalizado, es el momento de añadir bicarbonato de sodio al tambor. Espolvorea aproximadamente media taza de bicarbonato de sodio en el tambor de la lavadora.

3. Inicia otro ciclo de lavado caliente

Selecciona un ciclo de lavado completo en la configuración más caliente disponible y deja que la lavadora haga su trabajo. El bicarbonato de sodio ayudará a eliminar los olores y manchas en el tambor, dejándolo fresco y limpio.

4. Limpia las partes exteriores del tambor

Mientras la lavadora realiza el ciclo de lavado con bicarbonato de sodio, aprovecha para limpiar las partes exteriores del tambor. Utiliza un paño húmedo con agua caliente y un poco de vinagre blanco para limpiar cualquier mancha o residuo visible. Asegúrate de llegar a todas las áreas y esquinas del tambor.

5. Enjuaga y seca el tambor

Una vez que el ciclo de lavado con bicarbonato de sodio haya finalizado, enjuaga el tambor con agua caliente para eliminar cualquier residuo de bicarbonato. Luego, seca el tambor con un paño limpio y seco para evitar la acumulación de humedad.

Mantenimiento del filtro de la lavadora

El filtro de la lavadora es una parte esencial del sistema y necesita ser limpiado regularmente para evitar obstrucciones y problemas de drenaje. Sigue estos pasos para limpiar el filtro de tu lavadora:

1. Localiza el filtro

El filtro de la lavadora se encuentra generalmente en la parte frontal o trasera de la lavadora. Consulta el manual de instrucciones de tu lavadora para encontrar la ubicación exacta del filtro en tu modelo.

2. Desconecta la lavadora

Antes de comenzar a limpiar el filtro, asegúrate de apagar y desconectar la lavadora para evitar cualquier riesgo eléctrico.

3. Prepara un recipiente para recoger el agua

Al abrir el filtro de la lavadora, es posible que se derrame agua residual. Coloca un recipiente debajo del filtro para recoger cualquier agua que pueda salir durante el proceso de limpieza.

4. Abre el filtro

Usa un destornillador o una moneda para abrir el filtro de la lavadora. Gira en sentido contrario a las agujas del reloj para liberar el filtro. Ten cuidado al hacerlo, ya que el agua puede salir repentinamente.

5. Limpia el filtro

Una vez que hayas abierto el filtro, es posible que encuentres residuos de pelusas, objetos pequeños como monedas o restos de detergente. Utiliza un cepillo de cerdas suaves o un paño para limpiar el filtro y eliminar cualquier residuo visible. Asegúrate también de limpiar el área alrededor del filtro.

6. Enjuaga el filtro

Enjuaga el filtro con agua caliente para eliminar cualquier residuo remanente. Asegúrate de que no queden pelusas o partículas en el filtro antes de volver a colocarlo en su lugar.

7. Vuelve a colocar el filtro

Una vez que hayas limpiado el filtro y se haya secado, vuelve a colocarlo en su lugar y asegúralo correctamente. Gira en sentido de las agujas del reloj hasta que esté bien ajustado.

Limpieza de la junta de la puerta

La junta de la puerta de la lavadora es una de las áreas más propensas a acumular residuos de detergente, pelusas y suciedad. Sigue estos pasos para limpiar adecuadamente la junta de la puerta:

1. Humedece un paño con agua caliente

Moja un paño suave en agua caliente. Asegúrate de que el paño esté húmedo pero no gotee agua. Puedes agregar un poco de vinagre blanco para potenciar el efecto de limpieza.

2. Limpia la junta de la puerta

Utiliza el paño húmedo para limpiar la junta de la puerta, asegurándote de llegar a todas las áreas y esquinas. Presta especial atención a cualquier acumulación de residuos o suciedad visible.

3. Utiliza un cepillo de cerdas suaves para áreas difíciles

Si encuentras áreas de la junta de la puerta difíciles de limpiar con el paño húmedo, utiliza un cepillo de cerdas suaves para llegar a esos lugares. El cepillo te ayudará a eliminar cualquier residuo adherido a la junta.

4. Enjuaga y seca la junta de la puerta

Una vez que hayas limpiado toda la junta de la puerta, enjuágala con agua caliente para eliminar cualquier residuo de vinagre o suciedad remanente. Luego, seca la junta con un paño limpio y seco.

Frecuencia recomendada para realizar la limpieza completa

Para mantener tu lavadora en óptimas condiciones y evitar problemas de rendimiento, se recomienda realizar una limpieza completa de la lavadora cada 1-3 meses, dependiendo de la frecuencia de uso y la calidad del agua.

Si utilizas la lavadora con regularidad, especialmente con prendas de ropa muy sucias o con manchas difíciles, es posible que necesites limpiarla con mayor frecuencia para evitar la acumulación de residuos y olores desagradables.

Limpiar la lavadora regularmente es esencial para mantener un rendimiento óptimo, prolongar su vida útil y evitar problemas de salud y malos olores. Utilizando productos naturales como vinagre blanco y bicarbonato de sodio, y siguiendo los pasos mencionados anteriormente, podrás mantener tu lavadora en perfectas condiciones y disfrutar de ropa limpia y fresca en cada lavado. No olvides realizar este proceso de limpieza completo cada cierto tiempo para asegurarte de que tu lavadora funcione de manera eficiente durante mucho tiempo.