No se puede meter en la secadora: prendas y tejidos prohibidos

La secadora es sin duda una de las herramientas más útiles en el hogar para secar la ropa de manera rápida y eficiente. Sin embargo, no todas las prendas son aptas para este electrodoméstico y es importante conocer cuáles son para evitar dañarlas. En este artículo, te daremos todas las claves y consejos necesarios para identificar qué prendas no se pueden meter en la secadora y cómo cuidar adecuadamente los tejidos especiales. Además, te proporcionaremos alternativas para secar las prendas delicadas sin usar la secadora.

Prendas que no se deben meter en la secadora

A la hora de utilizar la secadora, es fundamental conocer qué prendas no son adecuadas para este proceso de secado. Algunas de las prendas que no se deben meter en la secadora son: bañadores, deportivas, medias, leotardos, ropa interior, licra, telas impermeables, pieles, lana, látex, prendas con adornos de PVC o metálicos, seda, ante y prendas de algodón puro. Estos tejidos son susceptibles de sufrir daños irreparables si se someten a altas temperaturas o movimientos bruscos.

Bañadores

Los bañadores suelen estar hechos de telas delicadas y elásticas que se pueden deformar fácilmente con el calor de la secadora. Además, los adornos en forma de cintas, lazos o apliques pueden desprenderse o dañarse durante el proceso de secado. Por tanto, es preferible dejarlos secar al aire libre.

Deportivas

Las deportivas, principalmente aquellas que tienen suelas de goma o adhesivos, no deben ser sometidas a altas temperaturas. La secadora puede dañar tanto los materiales de las zapatillas como los adhesivos que las mantienen unidas. Es mejor colocarlas en un lugar bien ventilado para secarlas.

Medias y leotardos

Las medias y leotardos están confeccionados con fibras delicadas que pueden engancharse o rasgarse fácilmente en la secadora. Además, el calor puede hacer que se encojan o pierdan su forma original. Lo ideal es extenderlos suavemente sobre una toalla y dejar que se sequen al aire libre.

Ropa interior

La ropa interior, especialmente aquella con elásticos, encajes o adornos metálicos, debe evitarse en la secadora. El calor puede debilitar los elásticos, estropear los encajes o deformar los adornos metálicos. En su lugar, cuelga la ropa interior en un tendedero y permite que se seque al natural.

Licra

La licra es un tejido delicado y elástico que puede verse afectado por el calor de la secadora. Las altas temperaturas pueden hacer que se encoja o se deforme, arruinando así la prenda por completo. Es preferible colgar las prendas de licra para que se sequen al aire libre.

Telas impermeables

Las telas impermeables, como las utilizadas en chaquetas o cortavientos, no deben ser sometidas al calor de la secadora. La alta temperatura puede dañar el revestimiento impermeable y hacer que la prenda pierda sus propiedades de resistencia al agua. Es mejor dejar que estas prendas se sequen al aire libre.

Pieles

Las prendas de piel, ya sean sintéticas o naturales, no deben ser metidas en la secadora. El calor y los movimientos bruscos pueden hacer que la piel se agriete, se encoja o se deforme. Lo más recomendable es limpiar y secar estas prendas de forma manual, utilizando productos específicos para el cuidado de la piel.

Lana

La lana es un tejido delicado que puede encogerse y apelmazarse si se somete al calor de la secadora. Además, las fibras de la lana pueden enmarañarse y suavizarse, perdiendo así su suavidad y apariencia original. Lo recomendable es dejar secar las prendas de lana en posición horizontal sobre una toalla.

Látex

El látex es un material especialmente sensible al calor y al movimiento. Al introducir prendas de látex en la secadora, es muy probable que se peguen, se deformen o se dañen. Es preferible secar estas prendas de forma natural, evitando el uso de altas temperaturas.

Prendas con adornos de PVC o metálicos

Las prendas que contienen adornos de PVC o metálicos, como lentejuelas, tachuelas o botones, no deben ser secadas en la secadora. El calor puede hacer que los adornos se desprendan, se derritan o se deformen. Es mejor dejar que estas prendas se sequen al aire libre.

Seda

La seda es un tejido delicado y precioso que necesita un cuidado especial. El calor y la fricción en la secadora pueden dañar las fibras de seda, causando arrugas, pérdida de brillo y envejecimiento prematuro de la prenda. Es recomendable lavar la seda a mano y dejarla secar al aire libre.